(3º Medio 2017) La Seguidilla de Juntas de Gobierno: de la República Socialista a la vuelta de Alessandri

La Junta de Gobierno que asumió aquel día 4 de junio, disolvió el Congreso y adoptó como primera medida la devolución gratuita de los artículos de uso doméstico que se encontraban en prenda en la Caja de Crédito Popular. Asimismo, concedió una amnistía a los marinos sublevados en 1931, concedió el cogobierno a la universidad y readmitió a los estudiantes expulsados. Propuso además, la nacionalización de la minería y la reforma agraria, decretó el control del comercio exterior y estableció comedores sociales para desempleados.

Pese a que las medidas fueron del agrado popular, los sectores económicos se consideraron amenazados y promovieron un contragolpe. Dada esta situación y luego de que Dávila acusara de comunistas a sus compañeros, dimitió a la Junta el 13 de junio, fecha en que se instauró una Segunda Junta de Gobierno presidida ahora por el general Arturo Puga Osorio. Esta que duró sólo tres días dio paso a una Tercera, que expulsó y relegó a Grove y a Matte a Isla de Pascua. La permanencia de esta última junta fue de tan sólo de quince días, asumiendo el 30 de junio una Cuarta, presidida nuevamente por Carlos Dávila.

Nuevamente, la junta tendría una corta existencia, extendiéndose sólo hasta el 8 de julio, fecha en que esta también es disuelta, quedando como Presidente provisorio de la nación durante cien días el mismo Dávila, que adoptó diversas medidas tendientes a regular la deuda y el abastecimiento de la población a precios razonables. El intento de reformar la Constitución mediante la convocatoria de una Asamblea Constituyente se saldó con un nuevo movimiento militar promovido por el cuerpo de Aviación.

El general Bartolomé Blanche asumió el poder, mientras Dávila se exiliaba en Estados Unidos.
“La anarquía que se había iniciado tras la caída de Montero llegaba a su fin, -decía Carlos Maldonado en su libro Militarización de la Policía: una tendencia histórica- la situación del país era caótica pues ni siquiera se habían estudiado los presupuestos para el ejercicio de 1933, la Caja Fiscal tenía un déficit de arrastre de más de 400 millones de pesos y los compromisos pendientes llegaban a mil sesenta millones de pesos, aparte de una deuda interna que subía también de los mil millones y una deuda externa impaga que ascendía a cuatrocientos cincuenta millones de dólares”.

El 30 de octubre se realizan las elecciones presidenciales y parlamentarias bajo control militar. Frente al candidato progresista, Marmaduke Grove, la derecha y el centro llevan a Arturo Alessandri Palma quien por segunda vez asumiría la primera magistratura del país, el mismo Alessandri, quien era el candidato del consenso y el símbolo del retorno a normalidad constitucional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s